Denuncia anónima en redes sociales debido a ausencia de mecanismos de protección a las mujer por parte del Estado: Claudia Anaya

Aumentará el precio de la cerveza en Semana Santa
09/04/2019
Propone legisladora zacatecana eliminar plásticos y unicel
09/04/2019

Senado de la República (9 de abril de 2019).- Debido a que actualmente la implementación de Órdenes de Protección consideradas en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y su reglamento, excluyen a las víctimas que sufren ataques a su integridad dentro del ámbito escolar o laboral, la Senadora Claudia Anaya propuso una reforma a dicha Ley.

Desde la Tribuna, la Senadora explicó que a raíz de la iniciativa #MeToo surgida por actrices en Estados Unidos donde denunciaron a quienes les pidieron favores sexuales a cambio de trabajo, surgieron movimientos nacionales o incluso locales, como #MeTooMúsicosMexicanos, que culminó con el suicidio del escritor y músico Armando Vega Gil.

La legisladora Claudia Anaya explicó que  las redes sociales no son el espacio de protección de las víctimas de abuso ni garantiza la defensa de los señalados, pero debido a que existe un  vacío legal, ellas han recurrido a las redes sociales ante la incapacidad estructural del Estado para generar espacios seguros de denuncia anónima que garanticen protección para las víctimas de la violencia, que pueden escalar hasta el feminicidio, pasando por la agresión sexual y las lesiones.

“Muchas mujeres que han recibido violencia en sus modalidades docente y laboral han tenido que renunciar a sus proyectos de vida, han tenido que cambiar sus intereses y sobre todo no ha habido justicia integral, que incluye necesariamente la reparación del daño, de igual forma no existe hoy día un mecanismo o protocolo que ante una denuncia anónima de agresiones por motivos de violencia de género pueda conducir a la justicia”, expresó.

Por lo anterior, subrayó que su iniciativa busca incorporar atribuciones para que las autoridades competentes, puedan incluir mecanismos para atender la violencia en los espacios, laboral, escolar, académico y comunitario, salvaguardando la identidad de la víctima, es decir, permitiendo la denuncia anónima para aperturar el expediente.

Su propuesta de reforma, fue turnada a la Comisión de Igualdad de Género para su análisis y dictaminación.