David lo vuelve a hacer, sabotea su campaña política

Se declara Claudia Anaya lista para el debate
20/04/2021
Julio César Chávez apuesta por consolidar la industrialización de Guadalupe
21/04/2021

Norma Galarza

No sé qué causó más indignación: el acto de David Monreal tocando a la candidata a alcaldesa de Juchipila, Rocío Moreno, o ella tratando de justificar el hecho.

 La defensa innecesaria de quien quiere ser Presidenta Municipal, la colocó en franca desventaja ante la opinión pública porque su argumento carece de la más elemental credibilidad.

¿Guerra sucia? ¿Argucia de la oposición? La verdad era más prudente el silencio en lugar de emprender una cruzada en defensa de lo que a estas alturas, muchos zacatecanos vieron.

Lo que queda en la percepción, es que no se puede tapar el sol con un dedo. Menos hoy  que grabar en  video  los acontecimientos, está al alcance de un clic.

En la actualidad es más  difícil  engañar a la gente  y decir que lo que circula en un material audiovisual, no existió.

 También resulta insólita la incapacidad  de quien supuestamente quiere ser gobernador, de entender que está expuesto al escrutinio público.

Lo que pasó ayer en el mitin de campaña de Morena y aliados, quedará en el anecdotario como la tercera vez que un candidato recurrió al autosabotaje, sin importar, que ésta su tercera contienda electoral, pueda ser la última.

En el recuento de los daños, quedará el intento de la mujer revictimizada, por lavar un acto tan evidente y no tan fácil de minimizar.

Queda claro que  sólo un lapsus brutus basta para echar por la borda el trabajo de meses de un  equipo. Al parecer el candidato, insiste en dispararse en el pie cuando más cerca ve su posibilidad de llegar al Ejecutivo.

¿Qué viene? Lo sucedido anoche será un parteaguas en la carrera a la gubernatura en la que el pretendiente de Juntos Haremos Historia, se había mantenido estable en las preferencias.

Ayer, Monreal Ávila  obsequió en bandeja de plata   la elección.

La pésima acción del aspirante al ejecutivo se perfila para ser un escándalo de trascendencia nacional. Veremos que decisiones se toman en su cuarto de guerra.

Por lo pronto, la maroma tendrá que ser monumental, ya que no basta con que la agredida salga en su defensa. Será muy difícil que logre recuperarse del auto golpe infringido ¿O usted qué opina?