Chaquetas y chaqueteros

Inhabilitan a 10 funcionarios ¿Y la cárcel pa’ cuándo ?
17/11/2017
Encuestas para determinar candidatos, ¿viabilidad o simulación?
20/11/2017

 

 Por Norma Galarza

Chaqueta de mejora post revolucionaria.- Vulgarmente cuando no hablamos de la prenda de vestir, el mexicano usa la expresión “chaqueta” para referir algo que sólo habita en el reino impalpable de la imaginación (a veces sexual). Y hablando de chaquetas y como hoy celebramos la gesta revolucionaria ¿Estamos mejor ahora que en aquella época ?  aquí algunos datos. En 1910, previo a la lucha revolucionaria, de acuerdo al censo del INEGI terminado en 27 de octubre (un mes antes del inicio de la lucha armada) en México vivían 15.2 millones de habitantes de los cuáles el 71 por ciento vivía en localidades de menos de 2 mil 500 personas. Las condiciones de vida que gestaron la Revolución hablan de una población empobrecida, esclavizada y endeudada por las tiendas de raya.

Somos más,  pero pobres.- Hoy a 107 años, con una población de 123.5 millones en 2017, y casi la mitad en la pobreza, es evidente que sólo se cambió de amos. Ahora la maquila y los grandes consorcios comerciales son los encargados de esclavizar a la población. Y aunque el campesino en las zonas rurales que ahora en el campo posee la tierra, no tiene los medios para hacerla productiva. Hay un cambio significativo que se dio desde 1980: la mayor parte de la población mexicana se mudó a las ciudades.  Hoy nuestras tiendas de raya se llaman Coppel, Elecktra y hasta Liberpool, para los más nice. Crecimos exponencialmente pero seguimos arrastrando al fantasma de la dependencia económica. Hoy como en 1910, el territorio mexicano se entrega a intereses extranjeros a pesar que a lo largo de la historia, por ejemplo, en la minería, solo han dejado depredación del ecosistema  y muerte para nuestro país.   En fin, por lo pronto, hoy hay desfile vamos a “festejar”.

Políticos chaqueteros

Simón Pedro y su convicción y convocatoria social.- El día de ayer, el Diputado Federal por el PAN Manuel Espino, vino a Zacatecas. ¿A qué? se preguntará usted, y yo le responderé a alzarle la mano a Pedro de León Mojarro, quien desde octubre se apuntó para contender por el Senado, vía independiente, pese a ser ferviente seguidor del Frente Amplio (o Frente Democrático, o Frente Ciudadano)  ¿Teje firme De León? Así parece, porque Espino Barrientos se deshizo en loas al declarar -durante la Conferencia de prensa ofrecida por el padre putativo del ex Gobernador de Zacatecas- que Pedro “representa el perfil ciudadano zacatecano más idóneo, dado que tiene convocatoria social, convicciones y sabe trabajar en aras de un proyecto que defina nuevos rumbos de cómo hacer políticas públicas efectivas que beneficien a todos”. Ajá.

 ¿Convicciones? ¿Convocatoria social?.- A leguas se nota que el Diputado panista desconoce la trayectoria de Pedro de León a quien, sin embargo le faltó adjudicarle uno de sus dotes más prominentes, la astucia y la sapiencia a la hora  de aliarse para resguardar sus intereses. Es decir Pedrito aunque pierda, siempre gana. Y si de convicciones hablamos, sin duda, le faltan de forma alarmante ya que la virtud más sobresaliente del dos veces ex diputado local perredista, es la de practicar la máxima política veletera de jugar con el campeón hasta que pierda. Otra virtud en la que de plano chaquetea el paisano de Francisco Villa, es la de atribuirle al ex Delegado de SEDESOL convocatoria social. ¿Es en serio? Si el cuñado de Alonso sólo ha ganado una candidatura de todas en las que se ha apuntado, la otra fue un regalo de la ley al ser el ungido como  plurinominal, en aquella, con más pena que gloria, LVI Legislatura local por su ex partido, el PRD.  En fin, no es que quiera aguarle la fiesta a De León, pero estaría bien que convite al líder nacional del Movimiento 5 a que impulse  a sus huestes en Zacatecas a recabar las 22 mil 600 firmas de apoyo ciudadano que debe juntar el candidato, porque tiene el reloj encima. En fin.

PVEM, chaquetea que no necesita ser parásito de nadie.- Primero dijo que su partido iría solo en  2018 y que él no necesitaba huajes tricolores pa’ nadar. Hoy coquetea con la que al parecer se ha vuelto en los últimos días la flor más bella del ejido, el Frente Ciudadano por México, que conformarían ahora sí, casi todos los partidos excepto Morena y PRI. La semana pasada Carlos Puente Salas, dijo que ya hubo un acercamiento con el FCM, en la Ciudad de México, y está a la espera de que se concrete. Eso pese a que el mes pasado el Senador que aspira a la reelección para seguir dirigiendo al partido del tucán, con el ego muy crecido afirmó que si no se llegaba a un acuerdo con Enrique Ochoa, iría por la libre. Ya vio que no. Y es que el verde ecologista es como la pulga en el perro de la democracia, sólo, no tiene ni el tamaño ni la fuerza para conservar el registro por eso tiene que habitar parasitariamente en cualquier instituto o coalición que le guiñe el ojo. Todo sea por conservar los cotos de poder.