Catalina Monreal, haciendo camino a través del diálogo y la conciliación.

Trump sugiere postergar elección presidencial
31/07/2020
PIB sufre histórica caída de 17.3 por ciento en segundo trimestre del año: INEGI
31/07/2020

Norma Galarza

Conciliadora.- Quien piense que ser buen político no consiste en tragarse orgullos, desechar rencores y construir acuerdos con todos los actores, con miras en el futuro, no está preparado para entrar al jet set de la función pública. En ese aspecto, quien ha demostrado que sabe perfectamente hacía donde quiere ir, es Eldaa Catalina Monreal Pérez, la primogénita del fundador del clan. Y es que, la aspirante a dirigir a Morena en la entidad, entendió que pese al ardid publicitario de su padre, que algunos actores interpretaron como un llamado a la vendetta- que para mí fue un simple arranque de campaña-, frente al proceso electoral en el que el apellido podría pelear la gubernatura, la conciliación y el diálogo son la mejor estrategia.

Madurez política.- La joven aspirante, demostró que comulga con la idea de que la cerrazón y los viejos rencores son una idea rupestre para quien aspira a llevar un puesto público. Las confrontaciones resultan estériles y son contraproducentes en relación con los objetivos que se tienen proyectados. Eso lo asimiló Catalina que sabe que en el sector donde transita, no hay nichos eternos ya que, definitivamente la vida es una ruleta. Una actitud muy madura para una joven que no se deja seducir por la soberbia y tampoco se marea por portar el apellido fresnillense con más influencia en la esfera política nacional. Esa actitud abierta y mediadora es la que necesita Morena para gestar la urgente unidad ¿no cree?

El elemento que le urge a David.- Por cierto a quien también le urge un personaje así entre su equipo es a su tío David Monreal. La  empresaria, es justo el elemento que el Coordinador de Ganadería precisa de aliada en la carrera rumbo a la pelea por el poder ejecutivo, ya que a su corta edad, demuestra que sabe actuar con mesura. Esa  virtud es muy valiosa entre quienes aspiran a obtener mayoría de votos en elecciones. Catalina  no es visceral, mide el terreno, analiza y viaja ligera, no guarda resentimientos por lo que de integrarse abiertamente, lograría conciliar con los frentes que se le han abierto al actual funcionario de AMLO. Al mismo tiempo, es una persona que antes que la confrontación prefiere el diálogo y los acuerdos.

Limando asperezas.- De eso da cuenta, la reunión  que tuvo el pasado miércoles con Víctor Armas Zagoya, un personaje señalado por su padre en “La infamia”, como uno de los que usaron el escándalo de los supuestos nexos con el narco del ex alcalde de Fresnillo en 2009. Dicho encuentro, fue el antecedente al reconocimiento por parte del empresario de la comunicación, sobre yerros del pasado y la declaración implícita, de que pese a su amistad con Alejandro Tello, en 2021 no irá con el candidato del PRI sino con David Monreal. Con ese gesto, Catalina demostró que no la mueven las fobias. Dejó claro que ella prefiere cerrar páginas del pasado y poner la mira en el horizonte, no por llevarle la contra a quien es además su maestro en política, más bien demostrando altura de miras. ¿Por qué? es simple, conflictos ahora, lo único que ocasionan son desgaste y también porque resulta absurdo hacerse de enemigos por decreto. Así las cosas.

Colofón

SCJN contra el aborto.- En un acto de vulgar oscurantismo, los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN): Norma Lucía Piña Hernández, Ana Margarita Ríos Farjat, Jorge Mario Pardo Rebolledo y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena; desecharon la discusión sobre despenalización del aborto en Veracruz, que sentaría precedente para su despenalización en la República.   Los ministros en cuestión, prefirieron dejar la criminalización de la interrupción del embarazo como está en la mayoría de los estados,  aunque es una práctica muy común en todo el país y que, ilegal o no, sigue realizándose, cobrando vidas de mujeres y niñas que lo hacen de manera clandestina.  Los magistrados,  prestaron oído a grupos  provida  que piensan que salvan al mundo al exigir, como quien ve una tragedia y solo interfiere opinando, que mujeres y niñas deban parir en condiciones paupérrimas, sin incidir en mejorar las  condiciones  en las que traen humanos al mundo.  Además,  con el obstáculo de una ley que castiga a quienes por múltiples razones optan por el aborto, sólo se pone en riesgo a las dos vidas, porque ante una desición tomada no infiere la prohibición, solo condena    a hacerlo en condiciones insalubres y de  alto riesgo. Es fin, la hipocresía.