Buenas intenciones sin planeación estratégica, la marca de inicio de la administración de AMLO

Cataloga AMLO huachicoleo como “cortina de humo” para el robo desde el gobierno de combustible
07/01/2019
Sube el peso; dólar pelea por no caer abajo de las 19.30 unidades
07/01/2019

Norma Galarza

Por Norma Galarza Flores

A poco más de un mes de la llegada de AMLO al poder queda claro que no es lo mismo la retórica que echar a andar la maquinaria estructural y social de un país a fuerza de buenas intenciones.

Y es que en el gobierno que recién comienza, se empieza a desnudar la incapacidad para planear las estrategias a seguir para evitar impactos contraproducentes en los diferentes rubros de la vida nacional.

Desde la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), cuya promesa surgió en campaña como una prueba fehaciente de la disposición del Peje por  emprender una cruzada seria contra la corrupción, la política de austeridad y en los días recientes el cierre de ductos como medida contra el huachicoleo, el arranque de la Cuarta Transformación evidencia que la falta de claridad en los planes, ha derivado serios problemas.

¿Y quién terminará pagando las malas decisiones de un gobierno cuya cabeza no sabe que de buenas intenciones esta pavimentado el camino del infierno? Los ciudadanos.

No obstante que nadie puede darse por timado ante las acciones de un personaje de quien no se duda el interés por cumplir las promesas que lo llevaron a la Presidencia de la República, pese a las consecuencias que sus decisiones puedan traer.

El de AMLO pinta para ser un sexenio en el que el idealismo romántico del líder se visualiza  peligroso. La acción inaugural de esta administración como recordarán fue la cancelación del NAIM, a la fecha todo indica que saldrá más caro el caldo que las albóndigas por los pagos que se tendrán que hacer,  y para variar, es recurso que surgirá necesariamente del erario.

En el tema de la austeridad, otra de las promesas más publicitadas de AMLO, ya se percibe que, para variar los mexicanos seremos los que apoquinemos para cubrir la falta de claridad en los métodos para lograr los objetivos de la administración actual. A la postre, aunque la pretensión principal con esta medida sea la de evitar el despilfarro de recursos públicos, los gobiernos de los estados de la República no están dispuestos a sacrificar sus ingresos por lo que la mejor forma de no perder es aumentando la carga contributiva.

 Zacatecas no será la excepción y  a los ciudadanos nos tocará bailar con la más fea ya que se vienen aumentos  en el pago de contribuciones.  El ataque al huachicoleo, tercer frente abierto por AMLO vio los albores del 2019 pero los efectos se viven en todo el país por el desabasto de gasolina. La  medida Ad nutum de la federación para combatir la reprobable práctica del huachicoleo, sin anteceder una estrategia, provoca caos en varias entidades del país.

Sin duda la esperanza de cambio que 30 millones de mexicanos pusieron en las manos del de Macuspana, necesita un proceso de planeación que derive en una estrategia con la que se logren los objetivos para la que fue planteada.

Ojalá la administración pejista corrija a tiempo y no nos recete un sexenio dominado por la improvisación ya que, pese a las señales positivas en el arranque, la falta de claridad en los objetivos, manda la percepción de que la administración de Morena y sus aliados aunque se promovió con grandes cambios, al final los ciudadanos como en cada administración serán quienes paguen los platos rotos. Así no.