Autodestapados, incompetentes y bien posicionados

Exhortan a auditar recursos públicos de la FENAZA
19/11/2019
Subastan en 150 mil pesos busto de Salinas de Gortari
20/11/2019

Norma Galarza

Autodestapes 1.- Dicen que para el que madruga, hay uno que no duerme, de ahí que no le extrañe si desde ahora se manifiesta más de un insomne que aspira a llegar a la alcaldía de la capital del estado. Con esa posibilidad se hace ilusiones  Ernesto González Romo, brazo armado, digo brazo derecho de Soledad Luévano. Y es que al principio y en aras de colocarse en el mapa como sujeto de interés sucesorio en Morena en el municipio de Zacatecas, González Romo, como primer estrategia para que lo voltearan a ver se sumó abiertamente  a los monrealistas en el cabildo para golpear a Ulises Mejía.

Autodestapes 2.- En vista de que le falló la estrategia de endilgarle al actual alcalde culpas como la decisión de aumentar el precio del agua en 2019 y proponer otro aumento para 2020 – dizque UMH, según González Romo, tiene influencia en la JIAPAZ, y propuso aumentarla en todos los municipios que la integran- ayer, en redes sociales, desnudó su intención de contender por la alcaldía capitalina en 2021. Al más puro estilo de quien desconoce tiempos, González Romo flanqueado por su madre putativa y  David Monreal subió foto  en la que, anunciándose como la panacea y con la bandera del rescate de valores,  convertirá a Zacatecas en “la Capital de la esperanza”. Qué belleza.

Los padrinos.- El problema del saltarín Ernesto, es la calidad de los personajes que lo respaldan y él no lo ve.  En ese sentido ¿No sentirán un poco de pena Soledad Luévano y David Monreal de levantar manos prematuramente cuando en sus encargos han dejado mucho que desear? Y es que mientras Soledad Luévano –quien sin duda, tiene más dotes de luchadora de la triple AAA que de funcionaria pública como lo demostró hace semanas en el Senado-, sigue acumulando horas improductivas en la Cámara Alta; David Monreal por su parte, no ha logrado cumplir la encomienda de la 4T de hacer un trabajo encomiable al frente de la Coordinación de Ganadería. En ese sentido, la abulia de ambos ha quedado manifiesta en lo que va de sus gestiones. Mientras a la Senadora, la careta de portadora de la bandera del pueblo empieza a desgastársele, el funcionario de AMLO, carga con el lastre de que su ineficacia en el puesto que le encargó López Obrador, originó que en 2020, tendrá que trabajar con el 75 por ciento menos del dinero que ejerció este año que ve sus albores.

Aspirantes monrealistas.- Por último no está de más, recordarle al respetable que González Romo se suma a los nombres que suenan para ocupar el puesto de Ulises Mejía y, que a la postre son alfiles del monrealismo. A esa lista muchos también suman al mismo yerno de Ricardo Monreal un tal Sergio Alejandro Garfias, quien actualmente es regidor capitalino. En ese tenor, hay otros que hay llegado a mostrar serias filias a favor de Ruth Calderón, la síndica monrealista, no obstante, es el chirreo normal ante la llegada inminente del proceso electoral que renovará alcaldías, diputaciones y la gubernatura del Estado.

Ulises Mejía, bien posicionado.-  Por su parte, el némesis del grupo de Fresnillo, sigue creciendo. Mientras Soledad y David en lugar de mostrar pasión por el trabajo para el que los designaron,  se entretienen alzando manos de aspirantes, el personaje al que sin pudor le han declarado su repudio, no descansa. Ayer, trascendió que una encuesta de Massive Caller coloca al actual Presidente Municipal capitalino entre los 20 mejor calificados de los 2 mil 474 que hay en el país. Y es que Mejía Haro, aunque ha sufrido descalabros en la construcción de su carrera política, sigue contando con el respaldo popular por el trabajo cercano a la gente que le ha caracterizado desde que tomó las riendas del municipio. Ante ese escenario las estrategias armadas para desacreditarlo, siguen sin trascender, ya que más allá de las promesas, el joven alcalde se ganó la confianza de sus gobernados quienes terminan ignorando el chirreo de serpientes que le arman los opositores y le refrendan el respaldo cuando tienen oportunidad.