Amor que no se manifiesta en el presupuesto, no es amor

#25N. La otra pandemia: violencia contra mujeres y niñas
25/11/2021
Llegan a Zacatecas elementos de la Guardia Nacional y el Ejército Mexicano
26/11/2021

Norma Galarza

¿Soy pesimista o realista? usted juzgue, pero todo apunta a que la parafernalia de la visita presidencial, acompañado de su gabinete legal y ampliado, terminará en más ruido que nueces. Y es que, además de las cuentas  alegres sobre lo que la federación invierte en la entidad en 2021, las proyecciones para el 2022 presentadas en el Plan de Apoyo para Zacatecas,  no merecen que  echemos campanas a vuelo y gritar descontrolados que de la crisis financiera y de inseguridad ¡estamos salvados!

Elementos castrenses insuficientes.- De entrada, el tema principal de la visita fue el apoyo ante la desbordada inseguridad cuya exhibición de sangre se acentúo con el cambio en el Ejecutivo, sometiendo a autoridades municipales y estatales. ¿Y cómo no? si en la guerra por el territorio que conecta al país con las rutas más importantes del trasiego  de fentanilo hacia los Estados Unidos, al menos cuatro cárteles poderosos se enfrentan cotidianamente. ¿Sus ventajas? Mejores armas, más elementos y mejores estrategias de ataque. Ante eso, la respuesta del gobierno federal a través del General Luis Cresencio Sandoval es, como lo anunció el miércoles por la noche, dividir al estado en 3 áreas y mandarnos  460 elementos más sumados entre Guardia Nacional y  Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), así como dos helicópteros artillados que se usarán en casos especiales. Las cuentas alegres del General que habló de un despliegue actual  de 5 mil 177 elementos operativos en el territorio estatal entre GN, SEDENA, policías estatales y municipales, no dan razón para el aspaviento, porque no hay en la mira una estrategia de coordinación entre cuerpos policiacos.  5 mil 637 miembros de seguridad desplegados, son pocos para los 77 mil 684 kilómetros cuadrados que abarca el territorio estatal. En términos reales, a cada zacatecano del millón 622 mil 138 que radican aquí, corresponderá el 003 por ciento  de las fuerzas del orden. Del nabo ¿No?

Solución al problema de la nómina magisterial en “veremos”.- Eso es solo en materia de seguridad, pero a pesar que con bombo y platillo se anunciaron estrategias de apoyo en otras áreas, se hicieron sin compromisos concretos. En el tema de absorber la nómina magisterial que le genera al gobierno del estado  un gasto anual de más de 2 mil millones de pesos, solo se ofrecieron promesas. “Vamos a revisar”, fue la respuesta de Delfina Gómez, la Secretaria de Educación y fue todo. Promesas y esperanzas. Lo dicho por la mandamás federal en ese aspecto, es equiparable al no me llames, yo te llamo, así que no hay justificación para suponer que habrá una solución tácita a una de las causas del ahogo financiero del estado. Y si no está etiquetado en el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2022, que en su totalidad se plantea por el orden de poco más de 30 mil millones de pesos, de acuerdo al Análisis de los Recursos Federales Identificados en el PEF2022 del Senado, ni para qué los aplausos.

Mínima inversión en obra pública para el año que entra.- Zacatecas no tiene recurso etiquetado para obras de infraestructura de gran trascendencia, pese a que significan efectos multiplicadores en la economía. El año que entra, según lo dijo el Secretario de Comunicaciones y Transporte, se invertirán 144 millones de pesos en conservación de las carreteras de todo el estado. Esa cifra significa una reducción de 28 millones respecto a lo que se ejerce este 2021 que son 172 millones de pesos. Jorge Arganis Díaz Leal señaló que en “etapa de análisis” -o sea que no hay nada concreto- se encuentra la modernización a 4 carriles 41.2 kilómetros del libramiento  Fresnillo, en su tramo Cuauhtémoc- Osiris, de realizarse se concluiría en dos años y requeriría más de 3 mil millones de presupuesto.  Llamó la atención que AMLO retomara “a petición de Davit”, el tema de la presa Milpillas que coronaría la gestión gris de Alejandro Tello pero no se efectuó por resistencias de campesinos que no cedieron sus parcelas. Morenistas como José Narro respaldaron en su papel de activistas a los campesinos. Gabriela Pinedo, en su papel de Diputada local también le entró al activismo en tiempos del gobierno diferente. Seguramente  los otrora  defensores de los derechos de los campesinos opositores al proyecto harán mutis si lo promueve la 4T ¿O no? Pero es muy temprano para adelantar vísperas, es un proyecto a largo plazo.

Nimio incremento del presupuesto a programas del desarrollo respecto al año anterior.- Retomando el asunto de la lucha contra la inseguridad, no hay que olvidar que si ha hecho algo bien la administración de López Obrador es formular una estrategia de varios frentes contra ese mal en el Plan Nacional de Desarrollo (2018-2027).  En ese tenor, se planteó atacar la violencia anclada en el país,  primero con la erradicación de la corrupción en todas las áreas de la administración pública – una estrategia que resultó muy selectiva, por cierto-. Asimismo, en privilegiar el combate a las carencias en acceso al empleo, la educación, la salud y el bienestar al considerarse como las causas del enrolamiento de personas a las filas del  narco.  De esa premisa se desprende la estrella de las políticas públicas de AMLO: las transferencias económicas a ciudadanos, que si bien palian la pobreza, no significan un proyecto para salir de ella. Me refiero a los programas para el bienestar. Son de tal trascendencia para el Peje, que tan solo para Zacatecas en 2021, se destinaron 2 mil 163 millones de pesos para ese fin.  Los programas: Pensión para Adultos Mayores, Pensión a Personas con Discapacidad Permanente y Tandas para el Bienestar, según señaló Javier May Rodríguez, el Secretario del Bienestar, tienen en el estado un padrón de 147 mil 307 beneficiarios, lo que equivale, a que el 9.08 por ciento de la población del estado recibe uno de esos subsidios. Los programas del desarrollo no han estado exentos de vicios como el uso electoral que se le dio desde la Delegación de Programas de Vero Díaz, apenas en el proceso electoral pasado, pero eso es otra negra historia. Para el ejercicio presupuestal 2022 se tiene proyectado un gasto de 2 mil 394 millones de pesos para Zacatecas. ¿Habrá impacto contra la inseguridad ? El mismo que hasta hoy, ya que los Programas del Bienestar no han significado menor incidencia de la criminalidad. Ajena a ellos, la violencia  ha aumentado en los últimos 3 años. El mismo General Secretario mencionó que en 2019 se registraron 560 homicidios dolosos en el estado, en 2020, 920, y en lo que va de 2021 ya suman mil 277 a pesar de los subsidios que proyectan un aumento de 200 millones de pesos para el año entrante.

Jóvenes Construyendo el futuro : 14 mil beneficiarios en 2022 .- López Obrador, a pesar de ser el mandatario que más poder le ha dado a las fuerzas militares, insistió, en su visita,  que la inseguridad se ataca previniendo las causas. Coincido, pero las causas son múltiples. Van desde la debilidad institucional que no ha logrado recuperar el poder en las fuerzas del orden, la falta de cohesión social, la creciente adicción entre los jóvenes, la narcocultura y las carencias sociales que engloban la falta de acceso a la educación, a la vivienda y la pobreza alimentaria. El gobierno federal parece reducir toda la estrategia que debería ser integral, a la repartición de recursos públicos sin metas claras en el corto y mediano plazo. Uno de los programas que más orgullece a López, y eso quedó claro, es el de Jóvenes Construyendo el Futuro. “Hay que quitarle el ejército de reserva a los criminales”, afirmó en la presentación del Plan,  respaldando con ello el anuncio de Luisa María Alcalde respecto a que aumentará el número de becarios de ese programa a 14 mil.  ¿Es suficiente? No. Zacatecas tiene, según el INEGI más de 242 mil habitantes entre el rango de edad de 18 a 29 años –edad de acceso a dicho apoyo-.   El impacto de sumar a más de 5 mil personas a las 9 mil existentes para un total de 14 mil beneficiarios, es menor frente al número de población. Además, los cárteles de la droga reclutan niños desde 10 años según el último reporte de la organización Reinserta. Quiere decir que la población objetivo de ese programa no está en la mira de la criminalidad y si lo está, no los enrolarán a través de la persuasión sino de la fuerza. Finalmente, creo que repartir subsidios debería ser una parte de una estrategia cuya implementación implique también la participación ciudadana de manera activa.

De salida. – El gobierno actual no ha cumplido sus propias metas de ataque a la corrupción porque la reduce a arma contra opositores. No se ha dado la limpieza real entre elementos de las corporaciones de seguridad, como se esperaba y preocupa que el ejército acumule poder en el país como nunca antes. Por último, repartir dinero como la principal política pública de ataque a la pobreza no la disminuye al final de cuentas,  solo afianza redes clientelares, que a la larga hunden más a la gente en esa condición de vulnerabilidad.