Simitrio Quezada, harto

Descarrilamiento del TLC posible, señala el Nobel de Economía
19/10/2017
Claveles Verdes “Empoderamiento político LGBT+”
22/10/2017

Es más fácil escribir diez volúmenes de principios filosóficos que poner en práctica uno sólo de esos principios.  León Tolstói (escritor ruso)

Por Norma Galarza

Simitrio Quezada, harto.- Trascendió que al coordinador de la Red Estatal de Bibliotecas, Simitrio Quezada Martínez, el marasmo burocrático y la falta de apoyo al que se enfrenta  lo tienen al borde de la renuncia. Y es que, mientras Gema Mercado atiende una y mil diligencias, los recursos no le llegan al funcionario quien en diversas ocasiones ha tenido que poner de su bolsa para los gastos que surgen durante los viajes a las bibliotecas  de las comunidades  del Estado, cuyos espacios se encuentran criando arañas  por el nulo mantenimiento que le han dado en años.

María de Lourdes Solano.-  Y es que –dicen- pese a que Gema Mercado ha demostrado compromiso con el sistema estatal de bibliotecas, es más difícil sacarle agua a una piedra que un centavo a María de Lourdes Solano Martínez, quien coordina el tema administrativo.  Además la dura coordinadora que se volvió experta en el regateo cuando de soltar el dinero se trata, solo sabe dar largas y no resuelve nada a pesar de que el recurso se utilizará  para llevar mobiliario y equipo a las bibliotecas más apartadas de la entidad. Lo más irritante del problema, es que no se le están solicitando los miles de millones, regatea frioleras como viáticos para los viajes. Vaya, ni que el dinero fuera de ella.  Sin duda, es lamentable que uno de los funcionarios que más empeño le pone a su trabajo, que no simula, ni nada de muertito como varios del gobierno Diferente, tenga que emprender batallas en pos del recurso que sale de nuestros impuestos. Es preocupante, que se mande el mensaje de que las prioridades del gobierno sean el apoyo a personajes cuyo único interés es catapultarse a otro puesto público donde sin duda seguirán la consabida tendencia de cobrar bien y fingir que trabajan. Así no se puede.

Secreto (a voces) de amor en primaria de Vetagrande,-Bueno y cómo el tema arriba abordado no es el único que se cocina al interior de la SEDUZAC, hasta mi correo llegó una misiva dónde madres de familia se quejan de las irregularidades que tienen tiempo sucediendo en la escuela primaria Raúl González Ferniza, de la comunidad de Sauceda de la Borda,  Vetagrande. Y es que, me cuentan, el director Inés Anaya Espiricueta, ha tomado el papel de Romeo y se la pasa encerrado en la dirección de ese plantel con la maestra Julieta, cuyo nombre artístico es Ana Lizbeth Ojeda, quien tiene a su cargo el grupo de sexto “a”. ¡Qué bonito romance! Dirá usted. Pues sí, el problema es que estos tórtolos viven su tórrido romance en horario laboral, mientras los hijos de las quejosas se mandan solos a la espera de que alguien les dé clases. Además, de acuerdo a las mismas señoras las actitudes amorosas de esta pareja ya llegaron a oídos del supervisor quien, en este caso actúa como cupido solapando la relación. Como si el asunto fuera menor, Inés (quien es hombre, a pesar que en la página de la SEDUZAC aparece como “Profesora”, ¿el colmo, no?) amenazó a las señoras con que si su romance llega a oídos de Gema Mercado, los que sufrirán las consecuencias serán sus hijos, porque el profesor se siente intocable. ¡Válgame!

Francisco Ibargüengoitia, desmemoria.- El 6 de febrero de 2015 Miguel Alonso Reyes anunció la construcción del Centro Cultural Toma de Zacatecas. En Marzo de ese mismo año, es decir pocos días después, Francisco Ibargüengoitia Borrego tomó las riendas de la Secretaría de Infraestructura (SINFRA), dependencia responsable de la obra pública.  Ayer, el funcionario al que sin duda se le refrendó en el puesto para que arreglara el desmadre que empezó, se exculpó durante la glosa del primer informe del gobierno de Alejandro Tello, de una responsabilidad que cae en sus espaldas directamente. El Secretario dijo frente a los legisladores, que las razones por las que algunas obras de Miguel Alonso quedaron inconclusas fueron la falta de planeación, tiempo y recurso. ¿O sea? Se dispara en el pie solito, él tenía la responsabilidad de entregarle resultados a su jefe y no sólo en esa obra en varias más que tampoco cumplió.  Otras de las linduras que soltó en auto-redimido funcionario fue la noticia, de que al menos el Ecoparque no se concluirá en el quinquenio tellista porque no hay dinero ya que como todos sabemos, MAR saqueó las arcas estatales. ¡Terrible! que no sólo la corrupción haya marcado al sexenio en movimiento, sino la dilapidación de los recursos de los zacatecanos en obras como la antes mencionada que si no se concluye como es debido, formará  parte de la paquidermia albina de nuestra ciudad patrimonio cultural de la humanidad.  ¿Como ve? Que tenga un excelente fin de semana